Archivo de la etiqueta: españa

Comer en Rías Baixas

Uno de los grandes atractivos de viajar por las Rías Baixas es su gastronomía. De sobra es conocido que en Galicia se come genial. Un producto de gran calidad, muy fresco, raciones grandes y muy bien de precio. Comer en Rías Baixas es una parte fundamental del viaje que debes disfrutar tanto como visitar una ciudad, las Islas Cíes o contemplar las mejores puestas de sol. 

Aquí te contamos los consejos básicos para que disfrutes de esta gran experiencia y vuelvas más enamorado de Galicia y supere tus expectativas. #GaliciaCalidade.

¿Qué comer en Rías Baixas?

Lo primero que te vendrá a la mente será el marisco y el pulpo. Pues sí, es de lo mejor que puedes comer en las Rías Baixas, pero si no eres de este tipo de platos (que las hay) también puedes disfrutar de grandes platos de la huerta y de unas carnes muy buenas. Aquí te contamos una pequeña selección de platos que debes probar…

Marisco 

Es el producto estrella y si de verdad te gusta estás en el sitio más indicado. Las raciones de pulpo, percebes, zamburiñas o navajas corren de lo lindo por las Rías Baixas, además a unos precios increíbles. No dejes de probar el pulpo a la brasa, una forma diferente a la que estamos acostumbrados. 

Si visitas Vigo no puedes dejar de probar las ostras en la calle dedicada a las mismas. Verás varios puestos de ostras en la calle donde las abren ahí mismo y con un chorrito de limón las venden directamente. Del mar a tu boca directamente. 

Pulpo a la brasa que no falte
Patatas con alioli negro

Carnes

No solo de marisco viven los gallegos. Sus carnes criadas en esos infinitos pastos gozan de una calidad impresionante. Les gusta mucho hacer las carnes a la brasa y no puedes perderte un buen churrasco gallego, pero también hay otros platos como el raxo o la zorza; ambos platos están hechos con carne de cerdo.

Ración de Raxo con patatas fritas caseras

El raxo es lomo de cerdo aderezado con ajos y perejil hecho a la plancha, mientras que la zorza puedes encontrarla también en forma de lomo de cerdo o en picadillo, ambas versiones están adobadas con pimentón y a la plancha. Siempre se acompaña de patatas fritas caseras y suelen ser raciones muy abundantes.  

De la huerta

También Galicia cuenta con una huerta nada envidiable a otras partes de España. Su producto estrella son los pimientos de Padrón, unos pican y otros no. Pero también están los grelos y las berzas, especialmente consumidos en invierno en sopas. 

Mirador Monte do príncipe, Islas Cíes

Además, por su gran consumo con el pulpo, hay también una variedad de patatas gallegas que pueden servírtelas en tortilla, en puré o con  alioli negro (con tinta de calamar) como comimos en Ourense

Aunque si vas a comer en las Rías Baixas y ves una ración de tomate con aceite y sal, no dudes y pídetelo, esos tomates son como los de antes, enormes y con gran sabor, una delicia. 

¿Dónde comer en Rías Baixas?

Si bien es verdad que los restaurantes en Galicia, y en Rías Baixas están por todos lados y en cualquiera comerás fenomenal, no te pierdas la experiencia de comer en chiringuitos que veas en las playas, como por ejemplo los que te puedes encontrar en toda la cosa de San Vicente do Mar, si vas en temporada alta, deberás reservar para poder comer en ellos. 

Comer en la playa
Costillas gallegas a la brasa

Otro tipo de restaurante que no te puedes perder si vas a comer en las Rías Baixas son los denominados Furanchos. Casas, a veces particulares, donde los dueños antiguamente vendían el excedente de sus huertos para la gente de fuera. Son restaurantes muy pequeños de apenas 10 o 15 mesas en los que puedes comer verdadera comida casera.

Furanchos

Como te he contado los furanchos son casas o fincas que tienen huerto y venden el excedente de su huerto en forma de restaurante casero. Ni que decir tiene que las raciones, como en casi todo Galicia, son enormes y los precios son más económicos que en los restaurantes habituales. Puedes comer en un furancho dos personas con 2 raciones y bebidas por unos 20€ en total, en verano. 

En los furanchos no te encontrarás una extensa carta, de hecho, en algunos no hay ni carta, son unas cuantas raciones, tanto de excedentes de la huerta, como platos y productos frescos comprados fuera. Tienen opciones tanto de carne como de pescado, y no puede faltar el pulpo entre sus platos o la tortilla de patatas. No te confíes con los precios, las raciones son enormes y no podrás comerte más de dos raciones si sois dos personas. 

No están en grandes núcleos, más bien apartados y en pequeñas urbanizaciones, no olvides que son casas particulares muchas de ellas. Cuando vayas a un furancho pregunta por dos cosas: si tienen vino y especialidad de la casa, casi todos los furanchos tienen el suyo. 

Antes de ir a alguno de ellos es mejor que llames para asegurarte de que está abierto, también cierran ciertos días para descansar o al mediodía, y reservar mesa, si las aceptan, en temporada alta por si acaso. 

Listado de Furanchos

Puedes hacer una búsqueda rápida en Google de furanchos para ver los que están por tu zona. Aquí te dejo un pequeño listado de los que pudimos probar y vayas a tiro hecho. 

Furancho do Laranxo 

Entrada Furancho do Laranxo

Es el típico furancho, una terraza al aire libre con mesas y sillas de jardín. Te lo recomiendo por el buen trato que te da la familia y la buena comida que ofrece. No pudimos comer zamburiñas más grandes en todo Galicia. 

Aunque te parezca estar alejado de las playas y de los puntos turísticos, no lo está y puedes estar en la playa en menos de 10 minutos. Aparcar a las afueras puede ser un pelín complicado por estar en una calle estrecha, pero muy cerca verás una plaza donde poder dejar el coche. 

La Maruca

Pulpo en La Maruca
Tomate de la huerta y chopitos

Este furancho se ha hecho muy popular y ya tiene la categoría de taberna. Está muy concurrido en verano, sobre todo a la hora de cenar, aceptan reservas, y te recomiendo que llames para reservar, en temporada alta, incluso con un día de antelación o varios si es para el fin de semana. 

Su decoración como de casita de campo lleno de flores y madera, invita a pasar una velada muy agradable. 

De entre los platos que tienen, no puedes perderte su tomate de la huerta con sal y aceite, volverás a comer un verdadero tomate.  

Furancho Cachopal

Es el más cercano a la famosa playa de la Lanzada. Nos lo recomendaron gente de la zona, pero cuando fuimos a reservar mesa no pudimos hacerlo. Al ser una recomendación local, te lo recomiendo y si vas, coméntanos para darnos envidia. 

Playas con viento de poniente o levante en Cabo de Gata

Almería es, junto con Cádiz, la provincia de España con más rachas de viento. Es por eso que si nos toca en nuestras vacaciones o viaje una racha de levante o poniente tengamos claro a qué playas de Cabo de Gata podemos ir para que no nos fastidie. 

Además, estas rachas no suelen durar uno o dos días, puede llegar a durar más de dos semanas, y si nuestras vacaciones son de una semana puede que no disfrutemos de las preciosas calas y playas de Cabo de Gata por culpa del viento. 

Aquí te dejamos un listado de las playas del Parque Natural de Cabo de Gata en función del viento de levante o poniente. ¡Disfrútalas!

Playas con levante

Para que lo identifiquemos bien, es el aire que viene de donde sale el sol. Es constante, no cesa en todo el día, levanta mucha marea y es más bien fresco. Si te toca este tipo de aire en tu viaje tendrás la sensación es muy molesta, ya que no para nunca y, si estás en la playa, prepárate para sujetar bien la sombrilla si no vas a la playa o cala correcta. Comenzamos con nuestro listado de playas de levante o poniente en Cabo de Gata.

La Fabriquilla

La tranquilidad de La Fabriquilla

Es la mejor playa a la que puedes ir si hay levante en Cabo de Gata. Se encuentra en el pequeño pueblo costero del mismo nombre. De aguas cristalinas y con sus 600 metros de longitud, casi sin gente entre diario, son perfectos para los días de levante. 

Es de arena, su acceso es fácil, cuenta con escaleras y rampas y la entrada al agua es muy agradable. Si estás en esta playa puedes ir a ver el atardecer desde el Faro de Cabo de Gata y también visitar el Arrecife de las Sirenas. Desde aquí verás que parten muchas excursiones en kayak, ya que muy cerca puedes disfrutar de cuevas impresionantes, ver el Cabo de Gata desde el mar y disfrutar de su costa azul cristalina.

Playa de las Salinas

Esta playa es la más cercana al pueblo de Cabo de Gata. Tiene 2,5 kilómetros de extensión y es de arena fina. Debe su nombre a las salinas que hay justo a sus espaldas. Aparcar en ella es fácil, a ambos lados de la carretera existen espacios para aparcar, aunque tienes que tener cuidado ya que en algunos huecos se te puede quedar el coche por culpa de la arena. ¡ah! no pretendas ir a las 12 de la mañana, no encontrarás sitio en temporada alta.

El acceso a la playa es muy sencillo, no hay rampas ni escaleras, solamente una pasarela que te lleva directamente a la playa. Esta playa, al igual que la Fabriquilla, está resguardada por el Cabo de Gata, por lo que el levante no te afectará y pasarás un gran día de playa. 

Si estás en esta playa, no puedes irte sin pasar por la Iglesia de las Salinas, el único edificio que se conserva del núcleo de viviendas de los salineros que hubo en su día. 

Playa del Retamar

Su paseo marítimo de noche

Esta playa está en la localidad de Retamar donde se concentran la mayoría de los grandes hoteles más próximos al Parque natural de Cabo de Gata. No es especialmente bonita, pero para ir a darte un chapuzón los días en los que hace levante, de sobra. Tiene un paseo marítimo muy bonito para pasear especialmente de noche y una zona de restaurantes donde degustar las tapas de Almería. 

El acceso es a través de rampas y en las inmediaciones hay varios parkings para aparcar.

Playas con poniente

En cambio, el viento de poniente viene del Oeste y, normalmente, de África, por lo que es seco y caliente. No es tan molesto como el levante y es propicio para disfrutar de las playas y calas más famosas de Cabo de Gata. 

Las habrás visto en muchas guías pero no puedo dejar de citarlas en este listado de playas de levante o poniente en Cabo de Gata con algunos consejos prácticos.

Playa de los Muertos

Playa de los Muertos, de las mejores de España

La más famosa de Cabo de Gata y considerada durante muchos años como la mejor playa de España. Y sí puede serlo, sus aguas cristalinas con cantos rodados y su acantilado la hace un sitio muy especial. 

El parking cuesta 5€ por día y está en la carretera. Una vez dejas el coche deberás bajar un camino de tierra con pendiente durante unos 10 minutos para llegar hasta ella. No es de fácil acceso para algunas personas. Además, no cuenta con servicios de playa, llévate comida y bebida para pasar el día allí. 

Los Escullos

Los Escullos y La Isleta del Moro

Particularmente nos encanta esta playa. Su fácil acceso, sus aguas tranquilas, su duna fosilizada tan fotografiada y su cercanía a La Isleta del Moro, un pueblo que no debes perderte, la hace que sea nuestra preferida. 

Cuenta con dos parkings gratuitos de tierra que quedan a nivel de la playa. Como casi todas las playas del Parque Natural de Cabo de Gata, no cuentan con servicios en la playa, aunque esta tiene un restaurante/ chill out donde tomar algo en el parking. 

Verás a gente entrando con escarpines al agua, en la orilla hay pequeñas piedras pero nada incomodas, puedes entrar sin escarpines sin problema, ya que pasada estas pequeñas piedras te encuentras con arena fina. 

En tu visita a Los Escullos debes pasarte por su duna fosilizada blanquecina para contemplar desde allí la costa turquesa e ir hasta la Cala Abajarillo. 

Como he dicho, nos gusta porque está cerca del pueblo de La Isleta del Moro, si puedes no dejes de comer en el restaurante con las mejores vistas del pueblo, La Ola. Si vas en temporada alta hártate de esperar o ve a primera hora de la comida para que te den el mejor sitio de la terraza sobre el mar. 

El Playazo de Rodalquilar

El Playazo se debe a su nombre

Al igual que Los Escullos, es una playa con un acceso muy fácil, sin servicios y con un parking gratuito. En temporada alta es mejor que vayas antes de las 11 de la mañana para encontrar sitio en su gran parking, si te quedas sin sitio no podrás aparcar en la carretera ya que está bien señalizado su prohibición. 

Su situación,como las anteriores, en la costa este del Cabo de Gata las resguarda del viento de poniente, haciendo que disfrutes de las aguas en calma y azules. 

Si te vas a la parte más al norte de la playa podrás hacer snorkel pegado a las rocas. Todo el Parque Natural de Cabo de Gata es ideal para los amantes del snorkel y en cualquier playa lo disfrutarás.   

Los Genoveses – Barronal –  Mónsul – Cala Media luna

Estas cuatro playas y calas de Cabo de Gata, y alguna más, están concentradas en el mismo camino y el acceso a todas ellas cuesta 5€ al día; si sales del recinto y vuelves a entrar el mismo día tendrás que pagar de nuevo. Dentro no hay restaurantes ni chiringuitos así que prepárate para pasar un buen día de playa si tienes viento de poniente. 

A la entrada de cada playa podrás ver qué tipo de bandera tienes ese día y si no te convence continuar hasta la siguiente. En verano verás a personal aconsejandote a dónde ir y dando indicaciones de dónde aparcar. Las caravanas pueden entrar a este recinto y son aparcadas en zonas especiales, aunque no se pueden quedar por la noche. 

Si no tienes coche, existe un servicio de autobús que sale desde el pueblo de San José y cuesta 2,7€ ida y vuelta y pasa por todas las playas, puedes usar ese ticket durante todo el día para desplazarte de unas playas a otras.

Merece mucho la pena pasar uno o dos días en esta zona de calas y playas para descubrirlas todas y ver en todo su esplendor el Parque Natural de Cabo de Gata.

Un día en la Selva del Irati

El segundo hayedo más grande de Europa es todo un espectáculo de la naturaleza en cualquier época del año. Aunque su máximo esplendor lo tiene en otoño, cuando se produce el cambio de hoja y toda la Selva se tiñe de color. Merece, al menos, pasar un día en la Selva de Irati para enamorarte del otoño y la tranquilidad de este lugar.

Musgo y hayas son los habitantes de Irati

Si te escapas un fin de semana a Navarra, no desperdicies la oportunidad de conocer la Selva del Irati, así como otras zonas tan bonitas con Quinto Real o la Real Fábrica de armas de Eugi o Sorogain.  

¿Cómo llegar a la Selva del Irati?

Para llegar a la Selva de Irati puedes hacerlo de dos formas. Existen dos entradas a la Selva, una está en Orbaizeta y la otra en Ochagavía. Ambas entradas cuentan con parking tanto para caravanas como para coche. 

Rutas con encanto
Jugando con las hojas

Existen varias tarifas para poder acceder al parking de la Selva del Irati que van desde 1€ por moto hasta 5€ por coche. No hace falta reservar plaza de aparcamiento como pasa en otros hayedos, pero sí que te recomiendo que llegues pronto. 

Por dos razones: disfrutar de la soledad del parque hasta que lleguen grupos varios y la otra razón es porque, al menos en la entrada de Orbaizeta, existe un parking superior que te lleva hasta la Presa del Embalse de Irabia, que tiene plazas limitadas. Este parking te deja unos 3 km más adentro de la Selva y desde este parking salen más rutas. Por no decir, que la carretera es preciosa. 

¿Qué llevar?

Dependerá mucho de la época en la que vayas, por supuesto, pero no te olvides nunca de llevar siempre contigo para pasar un día en la Selva del Irati: 

Las telas de araña hacen magia
  • Calzado y ropa cómoda: a poder ser siempre botas de montaña o senderismo, puedes ir en deportivas, pero es un sitio especialmente húmedo y cuando las hojas se han caído puede provocar resbalones y algún susto. Así que lleva calzado que agarre bien. En cuanto a la ropa, mejor que sea impermeable, por lo menos un chubasquero y que abrigue, que estamos en los Pirineos. 
  • Comida: la ruta que elijas por pequeña que sea te llevará más tiempo del normal. ¿Por qué? porque estás dentro de un bosque casi mágico, hará que se te pasen las horas volando y no pararás de hacer fotos a cada rincón, porque todo es precioso. Así que llévate comida para hacer un picnic y frutos secos por si te apetece picar algo. 
  • Una pequeña bolsa: para llevarte todo lo que has traído contigo, es decir, la basura. No hay cubos de basura en toda la Selva, por lo que te tendrás que llevar hasta el parking todos tus residuos. 

Rutas de la Selva del Irati

Existen hasta 16 rutas señalizadas para pasar varios días en la Selva del Irati, existen dos tipos de rutas: las rutas del valle Aezkoa, que se entra por Orbaizeta y las del valle de Salazar, que se llega por la entrada de Ochagavía. 

Mires a donde mires es un espectáculo de color

Hay rutas para todos los gustos y todas las edades, pueden hacer estos senderos desde niños o expertos senderistas. En algunos de ellos hay pistas por las que puede ir un carrito de bebe, pero si vas con pequeños, será más cómodo que vayas con un portabebés. 

En ambas entradas hay un puesto de información donde puedes preguntar por la ruta más adecuada para el tiempo y el tipo de senderistas que seáis, os darán un mapa gratis y os indicarán el empiece de la senda. 

Rutas paralela al embalse

Si solo tienes un día para disfrutarla, te recomendamos que hagas la ruta que da la vuelta al embalse de Irabia. Nosotros realizamos esta ruta y disfrutamos de varios atractivos de la Selva, desde sus profundidades, repletas de musgo, rocas y hayas rojas, el embalse con una luz preciosa (aunque a la mitad), puentes medievales y miradores con unas panorámicas envidiables. Todo un espectáculo lleno de color y silencio solo interrumpido por las hojas cayendo a nuestro paso. 

Nuestra ruta

Caminos para todos los gustos

Nuestra ruta de un día en la Selva del Irati comenzó en el parking de la presa de Irabia, por la entrada de Orbaizeta, llegamos pronto y pudimos subir hasta el parking 3 que te deja en la misma presa. 

Si cruzas el puente de la presa ahí comienza las indicaciones de la senda SL-NA-50C llamada Plaza Beunza. Esta ruta es circular y dura 5 km, lo que hicimos para continuarla alrededor del embalse, fue seguir la senda paralela al embalse, ya que esta ruta gira a la derecha y se aleja para volver al punto de inicio. 

El embalse de Irabia casi seco

No te preocupes, no te perderás ya que está todo señalizado y hay caminos por todos lados. Si sigues recto, llegarás a la parte más estrecha del embalse y verás un puente para cruzar de lado y hacer la ruta de vuelta. 

Una vez que cruces y vayas de vuelta te incorporarás a la senda SL-NA-54C, llamada Los Paraísos-Erlan, puedes coger y seguir esta ruta para hacer un par de kilómetros más o puedes ir en dirección contraria a las flechas y llegarás al parking, siempre bordeando el embalse. 

Adentrándonos en Irati

Esta ruta nos llevó un día entero por la Selva del Irati, parando a comer y paseando de forma relajada, tomando fotos y descansando para contemplar las vistas. En total fueron unas 6 o 7 horas recorriendo unos 13 km de recorrido. 

¿Qué ver en los alrededores de la Selva del Irati?

Si tienes pensado pasar más de un día por los alrededores de la Selva del Irati puedes realizar diversas actividades como visitar otros paisajes naturales, cruzar la frontera o visitar la cuna de los encierros. 

Valle de Sorogain

Otros entornos naturales de la zona que no puedes perderte es el parque del Quinto Real, un hayedo con un aspecto de bosque encantado que tiene varias rutas de senderismo para disfrutar del entorno. Dentro del parque de Quinto Real tienes la Real Fábrica de armas de Eugi, ahora abandonada y poblada por la naturaleza, todo un espectáculo. 

Otro entorno natural que no puede faltar en tu viaje a la Selva de Irati es el valle de Sorogain. Este valle no puede ser más verde, aquí podrás pasear entre vacas y caballos pastando a lo largo de los senderos. Una combinación de colores perfecta que se culmina con el agua celeste del río que discurre por el valle. 

Real Fábrica de armas de Eugi

Si en cambio quieres visitar algo más urbano, tienes que ir a Pamplona, su casco histórico está lleno de plazas y calles que las reconocerás de la televisión. No puedes pasar por alto el entrar a la Catedral de Pamplona, es gratuita, y ver su columbario, un cementerio que se ubica en el claustro de la Catedral que enmarca un patio precioso, como si de una joya oculta se tratara. ¡Ah! y disfruta de sus pintxos en sus bares y tabernas, no te arrepentirás.